Tegucigalpa, 27 de enero 2009

 

Esta mañana cuando escuchaba las noticias, supe que los maestros en la manifestación realizada en el Boulevard Miraflores, estaban quemando llantas.

¿Será que nuestros profesores nunca han leído que el planeta está sufriendo graves trastornos ambientales debido a comportamientos como estos?

¿Y qué se gana con quemar llantas?

Yo sé que en nuestro medio, el porcentaje de lectores es bastante bajo, pero los profesores deberían ser uno de los gremios que mas deberían estar enterados de ciertos problemas, no solo nacionales, sino internacionales, y sobretodo, de los graves deterioros climáticos que enfrenta este nuestro planeta que tenemos que empezar a cuidar sin demora.

Deben saber nuestros profesores, y en general, todos aquellos que tienen esa costumbre de protestar con quemas de llantas, que:

1.- Las llantas son un derivado del petróleo que al quemarse libera al ambiente el destructivo dióxido de carbono, que es el principal causante del denominado calentamiento global.

2.- Que algunas de las toxinas liberadas en estas quemas, llegan a nuestros alimentos y pueden ser causantes de graves daños a nuestro organismo. Existe la hipótesis de que esas toxinas tienen algo que ver en problemas cancerígenos, respiratorios, reproductivos, nerviosos e inmunológicos, por decir algunos.

3.- Que al quemar llantas se libera un gas llamado óxido de azufre, el cual tiene mucho que ver en la producción de lluvias ácidas.

4.- Que el humo puede causar serios problemas en personas asmáticas que viven en los alrededores.

Se pueden decir muchas cosas, pero me detengo aquí esperando que ya no se quemen llantas. El planeta así lo requiere.

Deja un comentario

  • (will not be published)